Frontiers Rock Festival. Dia 3


La tercera jornada del Frontiers Rock Festival era sin ninguna duda el plato fuerte y más esperado por todos los fans. Eso se notaba en el ambiente y las conversaciones de quienes llevábamos acudiendo al Live Club desde el primer día y también por los muchos, incluido un nutrido grupo de españoles, que lo hicieron para disfrutar de una fecha de cartel apoteósico y que contaba con Night Ranger, una banda muy difícil de ver en gira por Europa, como colofón.

Crazy_Lixxr-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-01

La afluencia a primera hora del festival era estupenda, con casi tres cuartos de aforo cuando los suecos CRAZY LIXX, otra de las bandas de nueva hornada Sleazy nórdica (Crahdiet, Hardcore Superstar…) ocuparon las tablas para defender su fichaje por Frontiers.  Una vez más tuvieron que sufrir la apatía/desidia de los técnicos hacia las primeras formaciones en actuar y superar obstáculos como que durante el primer tema de sus 35 minutos de actuación (que acabaron rebasando) no se escuchara la voz o un sonido muy emborronado y confuso. Lo superaron ampliamente con actitud, carácter y muchas tablas, las que les dan sus cinco albums publicados, y le echaron mucho desparpajo. Sobre todo un macarra Danny Rexon, que cuando consiguió que se le escuchara mostró un buen nivel vocal. Riot Avenue se llevó el protagonismo en el repertorio, desde la inicial Rock And A Hard Place a Lock Up Your Daughter o Blame It On Love, dejando para acabar su corto set 21 Till I Die, todas ellas con grandes coros y estribillos, un sonido muy americano y las guitarras de Andy Dawson y Edd Lian como protagonistas. Nada nuevo bajo el sol pero una banda 100% disfrutable.

ISSA, la diva noruega del rock, fue la segunda en aparecer en escena con su rock melódico de tinte épico/romántico  y melodías pop. Contó con el apoyo del eterno Alessandro Del Vechio, cuyos teclados adquirieron un inusitado protagonismo,  y durante 35 minutos ofreció un show en el que a pesar de su entrega y su actitud acabó resultando excesivamente lineal y falta de argumentos de concierto. La inicial Dream On y la final Aviator´s Cánt Stop tuvieron un toque AOR que consiguió respuesta de la audiencia y sin embargo Looking For Love o Angels Crying llegaron a ser excesivamente monótonas. Muy buena presencia escénica, buena actitud y un show que en media hora llegó incluso a hacerse largo.

Issa-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-01

JEFF SCOTT SOTO no había dejado mala impresión el primer día del festival al frente de W.E.T. pero de ninguna manera podíamos esperar el gran concierto que el cantante americano iba a desarrollar. Creo que le he visto en directo una docena de veces y su actuación en la tercera fecha del Fontiers Rock Festival trajo a mi memoria recuerdos de las mejores ocasiones. JSS es un profesional y un animal de escena capaz de sacar adelante cualquier concierto o set por muy malas condiciones que este tenga. Su entrega y su carácter consiguen eclipsar cualquier duda o estrella que tenga junto a él (¿verdad Sr Schon que es mejor tener a un mindundi sobre el escenario?), pero es que cuando está en forma, y ese día lo estaba, tiene pocos rivales y se le puede incluir en el grupo de los más grandes cantantes de rock de la historia.

Con su banda habitual, con BJ más pendiente de teclados que de guitarras, y con un impresionante Jorge Salán convertido de manera oficial en el escudero más valioso del cantante consiguió en una hora extasiar a la concurrencia con un set que tenía lo mejor de su carrera en solitario, desde la inicial Take You Down pasando por 21st Century (temazo en directo), Believe In Me, Look Inside Your Heart para la que contó con uno de sus compositores originales en el escenario, el guitarrista de Night Ranger Joel Hoekstra (detallazo de Jeff indicando a los miembros de seguridad que permitiera a los fotógrafos permanecer en el foso para inmortalizar ese momento), todas ellas con un extra de energía guitarrera y con más heavy funk en su sonido. Para la parte final desarrolló un medley de hasta 10 temas de Talisman que se extendió durante casi 20 minutos y por el que desfilaron Colour My XTC, Dangerous, Just Between Us, Frozen, Crazy…hasta el éxtasis de I´ll Be Waiting con toda la sala rendida en pleitesía a un vocalista excelso que se sabía ganador y bromeó con la audiencia sobre que quería tocar un tema más pero los capos de Frontiers le estaban echando. Un truco para que el final Stand Up fuera el culmen de uno de los tres mejores conciertos vistos en el festival. Estará de gira por España en los próximos días, imposible perdérselo.

Jeff_Scott_Sotor-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-01

Confieso que JOHN WAITE es uno de mis músicos favoritos del género. Sus discos y su sensibilidad musical me han acompañado desde siempre y era él una de las razones fundamentales por las que desplazarme a Milán. Le había visto hace un par de años en su último paso por nuestro país con ese concierto en Madrid donde había dejado algunas dudas, fundamentadas en la forma en la que afronta sus conciertos, lejos del tono romántico y melancólico de sus discos y he de decir que en esta cita no hizo más que corroborar lo vivido antes. John Waite en directo estructura su show desde la idea del rock enérgico. Con una formación sencilla (batería, bajo y guitarra) en la que no cabe un teclado que aporte matices y riqueza de sonidos y donde contó con el ex Alice Cooper Kerri Kelli como protagonista a las seis cuerdas. A pesar de los años apareció con un aspecto físico envidiable. Muy delgado, con el pelo corto y vestido con un elegante traje y arrancó con Change, Back On My Feet Again y la reciente Better Of Gone, descerrajadas de golpe y con mucha rabia. Vocalmente estaba a buen nivel y se imponía a la distorsión reinante. Llegó al punto más culminante cuando comenzó a capella When I See Your Smile, uno de los momentos más relajados del repertorio, en el que Kelli metió en el punteo en Knockin On Heavens Doos de Dylan y que contó con el coro general de un recinto ya entonces completamente abarrotado y que consiguió repetir con el eterno éxito de The Babys Everytime I Think Of You que llegó a sonar mejor incluso que la eterna Miss You (Por Dios un teclado!!) a pesar del volumen atronador de la batería, antes que Head First volviera a arrollarnos con los vatios y se despidiera con una cover del Who Lotta Love (¿de verdad es necesaria una versión con la discografía que posee?). Waite es un maestro y un genio del género pero me gustaría poder ver más de lo que el compositor desarrolla en sus trabajos de estudio cuando se sube a las tablas, aún así es un honor poder ver su directo.

 John_Waite-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-03

DANGER DANGER fueron  en mi opinión otros de los grandes vencedores del festival. Dieron un clinic de como es un concierto de hard rock americano de alto octanaje, lleno de diversión y grandes poses ante una sala a rebosar que se entregó de lleno ante un Ted Poley muy mejorado físicamente y que dejó de lado sus habituales salidas de tono para centrarse en un show intenso y directo. Además contaron con un gran sonido que dejó lucirse a una banda en muy buena forma que recuerda a la versión anterior a su reunión en 2009, ya que han conseguido refrescar su sonido sin apartarse un ápice de la filosofía que les llevó a reinar en la MTV en los años que publicaron su álbum de debut o Screw It! y demostrando que formaciones contemporáneas como Heat o Reckless Love les deben mucho.

EL principio fue fulgurante con Rock América y Boys Will Be Boys, a toda velocidad mientras Poley posaba uno a uno para todos los fotógrafos y corría de un lado a otro del escenario. Su voz responde y es el turno para la más actual Heart On The Highway, que se recibe como un clásico más, mientras que Beat The Bullet, Bang Bang y Don´t Blame It On Love ponen el nivel de energía en el ambiente por las nubes. La sala está llena y apenas la gente se puede mover pero eso no es impedimento para que Ted abandone el escenario, se suba a la barra del bar y luego entre el público cante I Still Think About You para jolgorio general de la concurrencia. Un show de hard rock tiene que guardar balas potentes para el final y ellos ponen la traca con Monkey Bussiness y una final Naughty Naughty que nos devuelve a todos de un plumazo a los últimos años noventa. No se sabe nada oficial sobre una gira por España pero fue curioso comprobar cómo en las camisetas oficiales del merchan figuraba nuestro país en su tour, desde luego después de lo visto y su estado de forma es una cita imposible de perderse.

 Danger_Danger-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-03

WINGER contaron con el honor de uno de los puestos preferentes en el festival y su actuación no dejó indiferente a nadie. Una alineación de músicos impresionantes con  Reb Beach liberado del puesto de secundario de lujo en la formación de David Coverdales y un Kip Winger tocado por un halo de magia en todo lo que hace., Además su último trabajo para la escudería italiana, Better Days Coming, sin ser de digestión rápida si es un muy buen disco con temas que, cuando abandonan los toques progresivos, parecen adaptarse como un guante al repertorio de directo. Sin embargo y teniendo en cuenta que hicieron un gran concierto dejaron la sensación de que se habían pasado en agresividad musical “parecen Megadeth comentó un buen amigo” y es que el endurecimiento excesivo de su sonido por momentos propició que perdiéramos matices de las composiciones y sobre todo ese gusto por las grandes melodías que consigue insuflar Kip a sus canciones.

Midnight Driver, Madalaine y Hungry fueron las primeras en sonar y sobre todo la tercera de ellas nos dio muestras claras del giro musical que comentaba, muy dura y agresiva. Intentan con su repertorio abarcar cuantas más etapas de su carrera sea posible y suenan Pull Me Under y una más desconocida Blind Revolution. Con Rat Race llega un sonido heavy progresivo que por momentos me trae a la cabeza a formaciones como Dream Theater pero la riqueza de esta formación les permite de un plumazo mutar a un tema rockero como Deal With The Devil donde la voz de Kip Winger suena celestial. La enlazan con Stone Cold Killer y su ritmo vivo y unos grandes coros de Reb la convierten en uno de los momentos del concierto. Apenas hay pausas entre las canciones, quieren aprovechar al máximo sus 75 minutos de set  y Kip se sienta al piano para interpretar Miles Away y Headed ambas muy coreadas por el público y donde se nota un nivel de emoción muy alto en todos, es sin duda el momento más álgido del show y los culmina Reb en la parte final de Headed con una exhibición guitarrera que incluye una sección de tappings a dos manos al alcance de muy pocos. El rock y los coros del público vuelven con Can´t Get Enough y EZ Come y tienen un pequeño bajón en Saints And Sinners con su aire progresivo que les toca remontar en la final Seventeen que si tiene una gran respuesta general. Fue un gran concierto donde si se hubieran contenido en vatios hubieran rondado el sobresaliente, curioso que en un festival tan melódico ellos optaran por sonar tan agresivos.

 Winger-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-03

Llegó el momento que todos esperaban, los técnicos de NIGHT RANGER despejaban todo el escenario y colocaban los instrumentos de una manera curiosa, con la batería de Kelly Keagy en la parte delantera del escenario girada hacia el centro, todos los amplificadores en la parte trasera perfectamente alineados y espacio suficiente para que estos genios de la Bay Area camparan a sus anchas. El nivel del festival había sido algo irregular pero con grandes momentos entre las formaciones, y sin embargo, cuando los de Jack Blades pusieron sus pies sobre las tablas todo el mundo tuvo claro que Night Ranger juegan en una liga diferente, la de las grandes formaciones del Rock de Arena Americano, diseñadas y creadas para ofrecer shows completos y enérgicos donde las grandes canciones son un elemento más del espectáculo y donde cada uno de sus miembros cumple un papel determinado, se entrega a tope, y desarrollan su rol para mayor gloria del resultado general.

Y es que no vale con tener un gran repertorio lleno de grandes piezas maestras del Aor y el Melodic Rock de los años ochenta en su catálogo sino que hay que saberlas llevar al directo envueltas en un halo de diversión contagiosa para la que la teatralidad de movimientos en escena es válida si ello genera una respuesta efusiva y entusiasta.

Salen en tromba con los compases de Touch Of Madness y con Brad Gills erigiendose en primer protagonista merced a un gran punteo que acompaña de cuantas poses es capaz de hacer un músico de rock en apenas tres minutos. Joel Hoekstra parece posar más, con su larga cabellera y su gran pose, que realmente tocar pero tiene su oporutnidad de lucimiento en Lay It On Me. Jack Blades está en un estado de forma vocal brutal y con su pequeño tamaño se asegura muchas de las miradas de la concurrencia y consigue que Coming Of Age suene terriblemente descarada y provocadora. Los coros aparecen constantemente mientras todos se mueven por el escenario y en ocasiones como High Road, que aseguran ser la segunda vez que la tocan, suenan brutales y hacen a toda la audiencia despegar los pies del suelo.

Night_Ranger-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-02

El ambiente de gran show 100% americano no decae ni cuando las acústicas hacen aparición en High Enough, un medio tiempo que todo el mundo canta. Es increíble el montaje escénico que llevan, no hay sobre el escenario ni un solo pedal de efectos ni cable, todo es disparado desde la mesa para evitar que los protagonistas deban permanecer estáticos y aunque Goodbye cuente con dos guitarras acústicas consigue un sonido poderoso que solo empaña la voz de Keally, algo más ronca de lo normal y que flojea en la parte final cuando la electricidad finaliza el tema. La fiesta es total y en Don´t Tell Me You Love Me se permiten intercalar una estrofa del Highway Star de los Purpple con Keagy y Hoekstra repartiendose taréas vocales. No hacen el paripé de marcharse para volver con los bises sino que sin abandonar el escenario se enfrentan a sus dos temas más populares, un Sister Christian que comienza con Keally cantando junto al piano y la final Rock In América como compendio general de como se hace una gran canción de rock

Texto y Fotos: Fran Cea

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: