Adelanto del Primer Día De Frontiers Rock Festival!


frontiers

Mientras nuestro envíado Fran Cea disfruta del Festival De Frontiers y nos prepara una reseña y fotos como él sólo sabe, os dejo sus primeras impresiones sobre el día 1 de Mayo y sus grupos.

Ayer viernes, en la localidad de Trezz Sud Adda, a medio camino entre Milan y Bérgamo, tuvo lugar la primera jornada del FRONTIERS ROCK FESTIVAL, organizada por el omnipotente, al menos en el Hard Rock actual, sello italiano y que durante tres días se va a desarrollar en el Live Club, una sala espectacular (que lastima que las luces no estén a la altura) donde ayer nos reunimos algo más de 2000 personas para disfrutar de siete bandas y un ambiente excepcional.
State_of_Salazar-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-01
En lo musical el festival se abrió con el debut de una de las nuevas bandas del sello, STATE OF SALAZAR, que se marcaron un concierto sencillamente horroroso y muy lejano de lo que podemos escuchar en su debut discográfico. Estáticos, nerviosos y con un cantante, Marcus Nygren, que desafinaba cuatro de cada cinco notas que salían de su garganta, no aprovecharon su oportunidad. Posiblemente los nervios o que no se escucharan bien en el escenario  fueran los motivos, la guitarra de Johan Thuresson era inapreciable para el público, pero cuando se quisieron “soltar” un poco y transmitir un poco más de emoción fue cuando Marcus intentó forzar su voz y subir tonos para acabar con un resultado escandaloso. Muy mal comienzo
Dalton-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-01
 El regreso de DALTON a los escenarios quince años después de su retirada fue un soplo de aire fresco. Ni han inventado nada ni se vanaglorian de ello pero los de Bo Lindmark aprovecharon la media hora que tuvieron sobre las tablas para hacer un concierto divertido con su fundador, el batería ex TREAT,  Mats “Dalton” Dahlberg ocupando un lugar secundario, y donde a pesar de su larga inactividad se les vio rodados, su primer concierto de regreso fue en Diciembre abriendo para Scorpions en Sucecia. Desprendieron glam rock por los cuatro costados y la audiencia disfrutó de temas como Love Injection o la final Your Not My Lover, escrita para ellos por Bon Jovi. 
Three_Lions-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-01

 Los siguientes en el escenario fueron el power trio THREE LIONS, convertidos en quinteto para la ocasión gracias a un espectacular guitarra/teclista y otro músico en los coros de apoyo. Con  ellos vivimos el primero de los grandes conciertos de la velada ya que la dupla formada por Vinny Burns en la guitarra y el para mi sorprendente Nigel Bailey en las voces se marcaron un concierto de clara influencia hard rock/blues setentero de muchos kilates. Vinny estuvo sobresaliente con su instrumento, además de un buen humor contagioso, y la réplica del segundo guitarrista, lo siento no me quedé con el nombre, doblando los solos hizo que el sonido fuera intenso. Desde el arranque con Holy Water el blues flotó en el ambiente y cuando empezaron a sonar los toques épicos de una impresionante Kathmandu, con el teclado como miembro protagonista, a mi me ganaron. La calidez de la voz de Bailey dio al concierto un toque de elegancia que brilló en Don´t Let Me Fall (temazo!!) y la herencia de Ten flotó en el ambiente hasta despegar con la final Trouble, un grandísimo concierto.

Snakecharmer-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-01

 SNAKECHARMER cuentan con un line up tan potente que por si solos amortizan el importe de la entrada. Tener sobre el escenario a dos miembros clásicos de la “Serpiente Blanca” como Neil Murray y Micky Moody te garantiza un gran show. Además su disco de debut es sobresaliente y está plagado de grandes temas como la inicial Guilty As Charged o My Angel, que para mi fue de lo mejor show. No contaron con Harry “Thunder” James a la batería y el ex Whisbone Ash Laurie Wisefield se encargó de muchos de los solos de la velada pero el protagonismo absoluto lo acaparó su cantante, el gran Chris Ousey, ex Heartland, en un estado físico y vocal de matricula. Impresionante como abordó los temas propios y su actitud escénica, con una voz con mucho blues en sus cuerdas vocales y un manejo de recursos de maestro. El inicio del show fue arrollador demostrando que en esto de la música la veteranía es un grado y fue una pena que el concierto se les deshinchara en la parte final merced a solos de slide, presentaciones de bandas y demás pausas que hicieron que las últimas canciones, dedicadas a la herencia de Whitesnake (Slow And Easy, Here I Go Again y Fool For Your Loving) arrancaran con un ambiente algo más frío. Precisamente en estas interpretaciones es donde pudimos ver que la voz de Chris, aun siendo ejemplar, no encaja necesariamente en la comparativa con el Coverdale de sus grandes años, que son cuando grabó originalmente las composiciones, y a mi me dejó un poco la sensación de que no coronaron su show como debieran. Me gustaría, y mucho, verles interpretando un set completo en sala. 

WET-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-01

 W.E.T. son una de las razones por la que decidí dejarme media nómina este fin de semana en Italia y el concierto no defraudó. Da igual que no hubieran ensayado, que Soto llegara unas horas antes desde USA o que tuviera en más ocasiones de las deseadas que echar mano de la chuleta con las letras para poder cantar. Su sola presencia escénica y el protagonismo de este nuevo rey midas del género que es Erik Martesson sobre las tablas te garantiza un gran show, máxime cuando sus dos discos están llenos de temas con aire de clásicos. Y es que si el sexteto comienza el concierto con un triplete del calibre de Walk Away, Learn To Live Again e Invincible ya poco puedes hacer más que hincarte de rodillas. Soto, de blanco impoluto, estuvo muy grande en la voz (me alegro porque su última gira española flojeó algo) y el principal handicap a su concierto fue la saturación de los instrumentos, que emborronó en parte el sonido general y provocó unos cuantos acoples. El detalle de dedicar If I Fall a Marcel Jacob y sacar una foto suya para presidir el escenario fue destacable y el final del show con Brothers In Arms y One Love nos  dejó flotando. Mereció la pena venir hasta aquí a verles.

Hardline-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-02

 Para mi la sorpresa de la jornada de ayer fue comprobar el estado de forma de HARDLINE de quién, debo confesar, no esperaba demasiado. Su puesto en el cartel, justo antes de Tesla, denotaba que aún tienen seguidores de sobra y estos se portaron cantando y disfrutando cada una de las composiciones. Con una formación de lujo en la que Alessandro Del Vecchio lleva la batuta en la sombra creando ambientes en el teclado y apoyando los coros de manera excepcional, la presencia al bajo de Anna Portaluppi y la dupla Josh Ramos a la guitarra y Johnny Gioeli a la voz forman un equipo de primer nivel. Pero es que aunque no dudaba de la pericia de Ramos verle en directo impresiona. Con ese look tan Hendrix se marcó unos  solos de gran guitarra y llenó con su sonido (y la ayuda de Del Vecchio) todo el espacio musical no echando de menos para nada la presencia de otro guitarra de apoyo. De la sensibilidad del solo de In The Hands Of Time a la fiereza de Fever Dreams dio una lección de como se toca para engrandecer una banda. Dejo para el final la labor de Gioeli, activo y enérgico no paró de moverse por el escenario un solo instante y demostró tener la voz más potente de la jornada con un despliegue que impresionaba. Su voz gana en matices y fiereza con los años y su estado es envidiable. Además contaba con el apoyo del público que desde los acordes de Everything no dejó de cantar un instante y que se dejó la garganta en Life´s a Bitch y Rythm From A Red Car. Solo un pero, los prescindibles solos de teclado y batería ¿de verdad alguien los necesita?.

Tesla-Frontiers_Festival-photo-Fran_Cea-04

 Comentaba en una red social nada más salir de la sala ayer noche que después de tantas bandas de rock melódico haciendo grandes conciertos salieron TESLA y les dieron una patada en el culo a todos, y aunque pueda sonar algo exagerado (la fiebre del momento manda) no deja de ser cierto en el sentido de que los de Sacramento demostraron desde el minuto uno porque eran los cabezas de cartel del festival y porque mucha gente había acudido a verles a ellos (las primeras filas estaban llenas de gente con pulsera de ticket de un día). Recién fichados por Frontiers y a punto de sacar su nuevo trabajo Symplicity, acuden al festival, como el resto de bandas cabeza de cartel de cada día, desde USA para hacer un único y exclusivo show y dejar constancia de su estatus de leyendas musicales. Con Frank Hannon, como quince kilos más gordo que la última vez que los vi, al mando del show y de la banda, despejaron el escenario completamente, monitores incluidos, y lo iluminaron de luces blancas y potentes para que todos fuéramos capaces de ver lo que son capaces de hacer. Su buen humor lo vimos antes del concierto mientras bromeaban con todo el personal de Frontiers y lo irradiaron hasta el infinito una vez que I Wanna Live empezó a sonar. Elaboraron un repertorio de clásicos con un comienzo (la citada I Wanna Live seguida sin pausas de Hang Tough, Heaven´s Trail y Mamas Fool) que nos dejó noqueados y solo incorporaron, a modo de prueba, dos de los temas nuevos, una oscura y pesada MP3 y Ricochet con un sonido más clásico y 100% Tesla. Hannon demostró que es un músico completísimo y desde apareció su acústica en What You Give, que no dejaría hasta el cierre con Comin Atcha Live, alternó acústica con eléctrica y le quedó tiempo para el voocoder y el melotrón, mientras Dave Rude daba la réplica perfecta en los solos, con dobles punteos en Modern Day Cowboy y Comin Atcha que nos dejaron con la boca abierta a todos. Por su parte Jeff Keith demostró que es un cantante único porque no existe otra voz como la suya en el mercado. Esa garganta ronca que por momentos parece que se vaya a romper y que está llena de soul pone los pelos de punta y emocionó hasta erizarnos el vello en Love Song, que comenzó con 2000 gargantas coreando la melodía, o cuando Signs puso todo patas abajo. No defraudaron a nadie y reinaron por todo lo alto. Que ganas que regresen de gira a Europa a presentar su nuevo disco pero hasta ahora los grandes triunfadores del Frontiers. A ver que tal se nos da hoy.

Texto y Fotos: Fran Cea

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: