Devil´s Train En Concierto En Cartagena!


de

Fiesta con sorteo de regalos, entradas a otros eventos y concierto de Devil’s Train + Wild Side. Desde la organización De la próxima apertura de la sala BUDOKAN que al final se retrasará a Septiembre, se llevan los conciertos programados a:

Coyote Rock Bar (Cartagena) En el puerto.

lunes, 5 de mayo a las 21:00
Entradas ya disponibles en:

Winger “Better Days Comin’” Frontiers Records. Review!


WINGER_bdc_coverExcruciante ha sido la espera de un nuevo álbum de Winger desde Kharma, un disco que parecía marcar el nuevo camino a seguir para la banda.

 Kharma fue también un disco que creo un cisma entre los seguidores que seguían esperando otro In The Heart Of The Young y aquellos que tenían curiosidad sobre a donde podía llevarles una de las bandas más creativas de la historia. Quizá por eso el grupo anunció que Better Days Comin’, su flamante nueva entrega, recogería la influencia de anteriores épocas. En todo caso en entrevistas más recientes Reb Beach, concretó que se referían al primer álbum desde reunión en 2006, el ultra-progresivo y enrevesado IV, un disco que curiosamente no desató tantas iras como Kharma, (los caminos de los Talibanes del Rock deben ser también inexplicables).

La verdad es que este Better Days Comin’ se explica mejor desde este criterio, cayendo en algún punto entre el rock progresivo de piezas como Tin Soldier, quizá la menos fácil de digerir del disco o piezas de rock crudo como Queen Babylon o Rat Race que incluso pueden sonar a una mezcla entre Motorhead y los Rainbow de Joe Lynn Turner.

El disco arranca con el uptempo festivo Midnight Driver Of A Love Machine un tema rápido, pero festivo cuyas letras recuperan la sexualidad típica de la Hair Band que fueron en su primer álbum y la complejidad musical de In The Heart Of The Young se combina con la crudeza de Kharma.

Queen Babylon es un tema pesado y oscuro, que se sirve de unos muy bien pensados teclados, para introducir más elementos melódicos de lo que uno al principio puede esperar. A mi gusto un tema demasiado poco accesible para aparecer tan pronto ya que muchos solo disfrutaran tras algunas escuchas.

Rat Race sin embargo es tema directo y accesible al que no hay que darle muchas más vueltas, un tema rápido con una batería machacona y extrañamente simple para ser Rod Morgenstein quien aporrea los parches, es sin embargo un disfrute instantáneo especialmente cuando Reb y John Roth se ponen pirotécnicos con la guitarra.

Es a partir de aquí, y con el tema que da título al álbum, que la cosa se complica, tras los tres densos temas con que arrancamos de golpe aparece esta pequeña y festiva pieza de party rock mezclado con progresivo, que si bien es efectiva y muy recomendable tras la sorpresa inicial, respresenta el mayor fallo de este disco, las diferentes piezas no encajan… No siempre por lo menos. Otra muestra de ello es como Tin Soldier es una canción “bajona”, progresiva y oscura tras el buen rollo de Better Day Comin’, y además es seguida por Ever Dream, una canción preciosista y atmosférica más propia de la carrera de Kip en solitario que de la banda a la que da nombre.

w

So Long China es quizá el guiño más obvio a la era pre-Pull, siendo una pieza de modern rock super melódica y de fácil oida, un descanso que viene muy bien para aligerar tanta densidad.

Pero la tregua dura poco y llega The Storm In Me, un tema también muy pesado, al estilo de Queen Babylo o Supernova del Kharma, donde el mayor atractivo es el Groove del riff principal y la capacidad que tiene Reb añadir fill-ins que adornen el tema.

Be Who You Are, Now es otro tema que parece sacado de los discos en solitario de Kip, relajado, precioso pero falto de la emoción que siempre ha marcado las baladas de Winger. Aún así una joyita de arquitectura músical.

Out Of This World cierra el álbum con un tema progresivo pero muchísimo más accesible que Tin Soldier o The Storm In Me, cargado de melodía y con mucho gusto en las guitarras que saben endurecerse sin perder la clase, así como Kip que demuestra cómo puede jugar con los diferentes registros que el tema le exige a la perfección.

La sensación final, es que los elementos adecuados y la obvia calidad de los músicos están ahí pero que el conjunto no acaba de encajar y nos lleva a un sube y baja de estilos y cambios de humor que confunde más que enriquece, quizá hubiera hecho falta darle un par de revisiones a los temas como conjunto. Aun así estamos ante un disco de Winger y se disfruta de principio a fin, sobre todo gracias al oficio que cada uno de estos monstruos carga en sus espaldas.

7,5

Callisto

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: