ALIEN - EternityLa perfección… ¿Quién está legitimado para hablar de ella? La historia de la humanidad está repleta de intentos baldíos para alcanzarla… Y solo unos pocos la consiguen. Para todo en la vida hay que tener el talento necesario solo para aspirar a alcanzarla, y casi nadie llega si quiera a rozarla… En el mundo de la música tenemos grandes ejemplos de perfección absoluta… Todos tenemos discos en nuestra memoria que merecen la distinción de “perfecto”… El Hysteria de Def Leppard, el 1987 de Whitesnake, Heaven & Hell de Black Sabbath, el debut de Boston, los dos primeros de Ozzy, Screaming for vengance de Judas, Walk in the fire de Strangeways, el Vigilante de Magnum, los dos primeros de Storm y así un largo etc…

Yo que llevo ya algunos años haciendo reviews, solo he puesto dos dieces en todos estos años… el In progress de Work of Art y el debut de W.E.T. (por desgracia no analicé el Bleed & Scream de Eclipse porque hubiese sido el tercero, aunque he de decir que no hubiese podido superar a la autora de esa brillante review en esta web). El caso que nos ocupa, es un trébol de cuatro hojas, una lámpara de Aladino, devolver la vista a un ciego, un milagro de los que surgen de alguna mente superdotada solo muy de vez en cuando. Una rareza. Odín, dios de los escandinavos, mandó a su ejército de hadas para abonar el talento ya enorme, de la gente que compone esta banda de nombre Alien.

Y es que reconozco que debe resultar muy difícil, partiendo de un folio en blanco, llegar a llenar de doce joyas un disco en las que por cualquiera de ellas, merecería la pena comprarlo. Siempre pongo por delante al vocalista a la hora de analizar un disco de Rock, y en el caso del estilo AOR, resulta primordial. Osukaru ha sacado temas muy brillantes donde solo ha faltado tener ese gran vocalista para pasar a la posteridad. Contar con alguien como Jim Jidhed es jugar con ventaja en este campo. Y el caso es que ha modificado su registro habitual porque al principio cuesta reconocerle. Pero resulta realmente difícil disimular la clase. Jim está tan sobrado de facultades que empequeñece al resto de la banda a pesar de ser todos músicos muy brillantes. Y es que recomiendo oír esta joya a máxima calidad. Os aseguro que no me llevo comisión pero por favor… compradlo. Esto a mp3 se oye de forma aceptable pero solo en formato físico y a través de un buen equipo podréis apreciar la infinidad de matices que tiene esta obra maestra contemporánea. Es difícil prestar toda tu atención al vocalista… el teclado está decorando la habitación con colores suaves y bellos, el bajista lleva el ritmo con la precisión del timonel de una góndola veneciana, el guitarra suena de forma tan sencilla, que simplemente notarás su presencia con la clase de un mayordomo de los caros, y el batería simplemente está perfecto en todos y cada uno de los temas. Es como prestar atención a un circo de cinco pistas donde en cada una ocurre un espectáculo diferente y todos buenos. Desde luego es infinitamente superior al ya de por si bueno Dark Eyes, disco pretérito de ellos. Yo desde luego no recomendaría escuchar esto tumbado en calzoncillos sobre una sucia hamaca, Odín podría castigarte colocándote alguna almorrana o algún horror por el estilo. Esto siempre que suene en tu reproductor debe ser un acontecimiento, algo así como abrir una buena botella de vino y disfrutar sin pensar en tu jefe, tu suegra, tu cuenta bancaria o para resumir, todo aquello que te llene el corazón de ortigas.

Solo el comienzo de In love we trust con esa batería y ese teclado llenando todo el espacio hasta que llega esa voz tocada por los dioses, resulta un momento inmortal, que si lo eliges bien, será inolvidable para toda tu vida. La guitarra y el bajo hacen girar todos los engranajes del sistema nervioso de tu cerebelo donde se encuentran encerradas tus endorfinas, que como todo el mundo sabe son las hormonas del placer. Si prestas atención escucharás un suave teclado en segundo plano bellísimo, coros de ensueño en el estribillo, empezarás a preguntarte si es real lo que oyen tus oídos y quizás hasta te pellizques, por si estuvieras en un sueño. Para abrir el disco no se puede hacer una demostración de talento mayor… Elige bien el momento para oír discos así, porque sería terrible que tu estado de ánimo no coincidiera con el requerido para degustar semejante explosión de talento. Unbroken teclas con clase presidencial, guitarra en modo excelso, batería acompañando todo y otra vez Jim haciendo fácil lo difícil. Coros bañados con el mejor chocolate, la guitarra sobresaliente de Tony Borg y Jim esforzándose en gustarte, empeñado en que dejes atrás todos tus problemas, y que por un instante efímero, suenen en tu cerebro las palabras de Robin Williams y su “carpe diem”… disfruta el momento. Allá por el minuto 2:30 seguro que lo consigue. Esos coros dios mío… Y esa forma de emular al dios vocal Steve Perry… simplemente magnífico.

alien2 logo

Love will lead me home es otra poderosa demostración de Jim, pero ojo con no prestar atención a todo lo que le rodea… un parpadeo y te pierdes los horizontes de grandeza que fluyen alrededor de esta cualificada voz. Tony realiza el mejor solo de la noche sin empeñarse en realizar 15 notas por segundo, solo despliega sus alas y a volar. Clase a raudales. Coros magníficos y Steve Perry otra vez alejándose a través de la niebla que te impide ver si es él de verdad o alguien que canta casi como él.

Punto y aparte merece el medio tiempo I believe ya que debes cerrar los ojos y prestar toda tu atención a descubrir este momento… aprovéchalo o te arrepentirás para siempre. No escucharás un tema mejor en todo lo que resta de año. Estoy seguro de ello. Como te pille en algún momento triste de tu vida, no sé si resulta recomendable hacerlo. Llenará tu corazón de nostalgia, seguramente recordarás a las personas que has perdido a lo largo del camino… Confieso que oírla dos veces seguidas me recordó al padre que perdí hace 15 años y que para mí siempre será mi héroe. Incluso no me avergüenza confesar como se llenaron de lágrimas mis ojos al hacerlo… nada como la música para encender las llamas de los mejores recuerdos…

Summer of love nos devuelve otra vez el buen rollo a nuestro organismo, ligeramente tocado por el tema anterior. Suaves guitarras, junto a un teclado lleno de clase y esa voz canalla que ya no sé cómo calificarla. El estribillo sensacional, otra demostración de buen hacer. Solo los mejores Journey podrían llegar a alcanzar semejantes cotas de talento. Prestad atención a ese diabólico teclista porque es sensacional. Como es capaz de mejorar el tema por él solo.

What goes up tema a medio camino entre el AOR clásico y el mejor West Coast. Tiene lo mejor de esos dos mundos. La melodía de la guitarra resulta portentosa, pero por eso os decía que lo escuchéis en un buen equipo, para apreciar el trabajo del teclista en todo momento junto a un bajista que se nota cuando lo hace muy bien. Todo encaja a la perfección. No tengo el libreto aún, así que perdonadme que no reconozca a alguien que canta con Jim en forma de dueto. Pero es magnífico. Tony literalmente se sale con solo tremendo. I´m a fighter lleva integrado el A-B-C del librillo del buen AOR. El comienzo lo has oído durante toda la vida. No estoy seguro pero creo que este tema ya lo he oído, solo he de tomar mi ampolla diaria de The Memory para recordar quien cantaba esto. El despliegue vocal de Jim está puntuado por encima de la media. Si yo intentara cantar esto en el tono que lo hace él, saldrían todos los gallos posibles del gallinero en que se convertiría mi boca. Nada que hacer, solo agachar la cabeza y comprender que este tío está al alcance de muy pocos. Wildheart otro acierto calcando el estilo Journey, donde a falta de Steve Perry, nos reconforta el alma oír a tipos como este. El filipino actual no lo hace mal, Dios me libre… solo que este lo hace mucho mejor… la duda ofende. La guitarra no puede ser Gibson o Fender, seguramente será Dolce & Gabanna porque no se puede tener más clase. Tony roza la excelencia y Jim la abraza con las dos manos. El teclista es el doble exacto de Jonathan Cain.

Liar Liar de lo mejor del disco aunque os resulte difícil creerlo. Esa guitarra en modo Neal Schon, preciosa y precisa, resulta de una belleza difícil de comparar… y eso que a mí se me da bien hacerlo, pero no encuentro una metáfora a la altura. Todo resulta majestuoso a mi alrededor, como esos dibujos Disney donde la protagonista flota rodeada de hojas de otoño, una bella cascada al fondo, y ese esbelto caballo riendo con expresión satisfecha por todo lo bueno que ocurre en el cuento. Como mi sonrisa al oír la perfección absoluta… como la tuya cuando tengas acceso a ella. No se me ocurre ahora mismo mejor disco que este… definitivamente me falla la memoria. O quizás no. No cometas mi error o seguramente tu memoria también falle al oír temas como este… o este tema en concreto. Para hacer esta review son cinco las veces que he tenido que escucharla y porque al final algún fantasma a mi alrededor me ha pegado una colleja cuando la seleccionaba por sexta vez. Si no todavía estábamos aquí estancados. Look at us know muy parecida a la anterior en cuanto a belleza, teclas, guitarra, todo suena sensacional no rozando, dando de lleno a la inalcanzable perfección. Es tan bella, tan bien estructurada, con tanto talento que no se explicarme con palabras… solo deja volar tu imaginación… eres un halcón planeando sobre el más bello de los valles que tu razón pueda pintar… una manada de delfines saltando alrededor de tu velero, el vuelo de un grupo de cisnes sobre las lagunas de Ruidera… la verdad es que no se me ocurre nada a la altura de esto. Simplemente está muy por encima del catálogo habitual de la música que oímos. Yo ante obras como esta ni siquiera me planteo si comprarlo o no. No me sobra el dinero pero el talento no se puede perder en ficheros digitales. Simplemente no puedes dudar entre tener un Picasso original, o una foto de enciclopedia… Burning Heart me enloquece oír esa guitarra junto a esos acordes de teclado que forman la pareja perfecta. Como el jamón y el queso fundido para un sándwich mixto. Jim otra vez sensacional, inalcanzable su nivel de talento, ahora comprendo el porqué de su nombre Alien. No es de este mundo y punto.

In Truth triste, nostalgia en estado puro, como abandonar tu casa con una maleta después de un feliz matrimonio y dejas atrás toneladas de recuerdos, en general bellos. Solo una guitarra y la voz de Jim… no hace falta más para traer kilos de melancolía a tu corazón. Solos este tema y yo, y seré capaz de escribir un libro lleno de poesía. No hace falta decir más… Discos como este solo salen muy de vez en cuando. No debo recordarte que estás a tiempo de impedir que llegue a tus oídos si tu estado de ánimo no es el adecuado. Solo atrapará el corazón de los más cualificados… como en la vida, hace falta experiencia para todo… incluso para apreciar el poder de la música… el poder de la perfección absoluta…

Nota: 10  

 

Whizard