Place Vendome - Thunder in the DistanceEs muy difícil saber que pasa por la cabeza de Michael Kiske a día de hoy, de estandarte del metal melódico pasó a ser un renegado del género alegando sentirse desencantado con la industria y entregando un seguido de discos cercanos al pop-rock, hasta 2005 en que cuenta la leyenda que Dennis Ward (Pink Cream 69 y principal compositor del proyecto) le engatusó para pistas de voces en un estilo melódico para después envolverlas de guitarras, en un discazo de melodic rock que fue el primer álbum de Place Vendome. El caso es que tras este primer disco (y las colaboraciones en Avantasia y una bonus track magnifica para el Land Of The Free de Gamma Ray) el hijo prodigo no solo regresa a la industria que tan amargamente desautorizó sino que se mete de lleno en el corazón de la bestia de producir discos que es Frontiers.

El resultado, sobre todo en las dos últimas entregas, Streets Of Fire en 2009 y el actual Thunder In The Distance, es un producto más bien desangelado y falto de personalidad, con unas canciones que bien podrían haber sido compuestas para Hardline, Toby Hitchcock o cualquier otro proyecto marca blanca de la discográfica italiana. Como en otras ocasiones nos encontramos con canciones de fácil escucha y en general agradables al oído y bien ejecutadas, pero que poco más harán que entretener.

Aun así existen honrosas excepciones como la inicial Talk To Me, una de las piezas más intensas y que además incluye la interpretación más potente de Michael en todo el álbum, la tónica general del disco, sin embargo la marcan el single Power Of Music, Lost In Space, Hold Your Love o Break Out que entran de lleno en el sonido Frontiers, con un Kiske comedido, que se limita a los registros medios y cómodos quizá en previsión de una gira.

Otros temas a destacar son Broken Wings, muy superior a la media, más sinfónico y épico y que perfectamente podría haber sido escrito por Magnus Henriksson o Never Too Late que nos vuelve a presentar a un Kiske pletórico, con un tema rabiosamente melódico y veloz.

michaelkiske_placevendome_photo_420x237

Una vez más, no nos encontramos ante un mal disco, pero de trece canciones tan solo cuatro (si contamos la final Thunder In The Distance, que sin ser ninguna maravilla y si es mejor que las descaradamente pre-escritas) salvan el disco de la mediocridad. Obviamente habrá quien disfrutará del álbum por simple hecho de poder escuchar a Kiske, pero como he dicho antes, incluso su interpretación es irregular.

Nota: 6

Callisto