a44922a20c5bbab5353f440f325b3463Imaginaos abducir a los AC/DC de la época Bon Scott y a los primeros Skid Row, incluso quizá a Led Zeppelin, y encerrarlos en una habitación, bajar las luces y dejar que el amor fluya unes cuantas generaciones.

Seguramente no sería bonito de ver, pero de oír… Amigos eso es otro tema, concretamente nueve temas, los que componen este Show No Mercy y los herederos del legado genético no son otros que Mad Margritt, cuatro supervivientes del Hard Rock más clásico que llevan ya unos cuantos años perpetuando este divino pedigrí. Espero que se sigan reproduciendo tanto como puedan….

Show No Mercy enamora desde el primer riff con The Way You’re Loving Me un tema intenso, equilibrando las guitarras obsesivamente ochenteras de Carl Culpeper lanzando licks sin parar, con la melodia más setentera y estilizada de Eddie Smith.

Más obviamente AC/DC es I Can’t Get Enough, que también os puede recordar a grupos más modernos como Jettblack, pero es que hasta la producción intenta devolvernos a épocas pasadas, reduciéndose a un reverb a la Zeppelin en el caso de Smith, que a veces le hace los agudos demasiados estridentes, pero que en el fondo es totalmente congruente con el concepto del álbum.

Ever Since You’ve Been Gone es precisamente lo que parece, un baladón clásico, que a mi personalmente me recuerda al primer álbum de los geniales Skin, por la mezcla de rock y elementos soul, pero que otros perfectamente pueden ver un 18 And Life o un Still Lovin’ You. En cualquier caso es un temazo.

Con el cuarto tema los Margritt se quitan todas las espinas que pudieran tener clavadas con una increíble versión del Touch Too Much que ya consta en mi Top ten de mejores covers de AC/DC que se hayan hecho.
Uno casi desearía que Down In Flames fuera otra cover de Shoot Down In Flames, pero de inmediato se reconoce la influencia principal del tema que vuelve a venir de los chicos de Sebastian Bach, esta vez más a la Slave To The Grind y en mi opinión el tema en el que Smith se oye más en su salsa.

frontImage

Con Too Little Too Late, vemos el primer alarde técnico de Culpeper que si bien demuestra ser un guitarra excelente durante todo el álbum, procura dosificar la pirotecnia en favor de las canciones. Un tema muy metal de los 80 que quizá desentona con el aire fiestero del resto del disco.

Después del breve break acústico Indian Summer llega Only In My Dreams, la más puramente Zeppeliana, y en consecuencia con otro tanto de saturación reverb en la voz, que hoy en dia suena más rara que retro… Aún así es un muy buen tema que me rece ser disfrutado con mejor producción.

Breaking Down cierra este corto álbum tras una intro también Zeppeliana, siendo quizá uno de los temas más inclasificables de Show No Mercy, un tema entre medio tiempo pesado y una canción de Hard de toda la vida.
Es este un disco muy disfrutable por todos aquellos a los que nos encanta la época en que los Heavies llevaban pantalones de campana, y que si bien no aporta nada nuevo os hará desempolvar esos viejos vinilos y algún que otro cassette.

Nota: 6

Callisto