DIAMOND DOWN ov coverLa nueva generación del Rock Melódico continua aportando gratas (gratísimas) sorpresas en sus filas, y según parece lo sigue haciendo con sangre joven dispuesta a revisar el género con una mezcla de respeto a los clásicos e innovación.

En esta ocasión Frontiers nos presenta a Diamond Dawn y la rumorología les etiqueta como los nuevos H.E.A.T. lo cual es hacerles un muy flaco favor;  por un lado porque les pone en competición directa con una banda tremendísima y por otro porque enseguida nos predispone a pasar por alto la gran variedad de influencias que contiene este Overdrive: Masivos teclados entre Toto y Journey (que quizá les acerquen más a Work Of Art), puntuales guitarras rítmicas a contratiempo con olorcillo a progresivo como en la inicial Into Overdrive o el final de Cryin’ que contiene un lick tremendo y, ahora sí, cierta actitud más rocker que WOA o TOTO que les pone en la senda de H.E.A.T.

Desde luego no se puede decir que los chicos no hayan tenido gusto a la hora de elegir referencias, y almagamarlas en su propio sonido que a la vez es ochentero a muerte y fresco…

A destacar la ya comentada Into Overdrive como ejemplo de canción bien parida y mejor arreglada, perfecta carta de presentación de lo que nos espera…

El segundo tema Take Me Higher es quizá uno de los temas mas flojos del disco aunque no deja de ser un tema muy digno.

Cryin’ que podría haberse convertido en una power ballad del montón, demuestra el buen hacer de Diamond Dawn en sacar todo el jugo a temas aparentemente estándar añadiendo muchísima fuerza con los arreglos (tengo la sospecha de que los guitarras Jhonny Göransson y Olle Lindahl le han dado al power metal más de una vez).

Standing As One es un tema que no te esperarías, y que me recuerda más al Happy Power Metal de Freedom Call (esos coros inciales!!) y quizá a la genial The Time Has Come de Europe.

Reminiscencias de los Europe más americanizados aparecen también en California Rush, que acaba siendo un tema falto de brillo y originalidad, casi como si creyeran que debían incluir un tema así y lo hubieran hecho por cumplir…

En Indestructible vuelven a demostrarme que están bastante más cerca de WOA que de H.E.A.T. y es que ese inicio casi te hace cantar “Here Comes The Raaaaain!!”, el trabajo de guitarra durante todo el tema huele a Robert Sall por todos lados, eso sí, las melodías vocales le dan un tono diferente. Muy buen tema aunque se les vea el plumero de lejos…

En Turn It Up se aseguran de tocar todas teclas incluyendo un número de rock clásico vacilón y super pegadizo donde la voz de Alexander Strandell se lleva todo el protagonismo, y es que despliega un registro enorme y demuestra un sentido de la melodía y del “Groove” que suele echarse en falta en muchos vocalistas de rock.

dd1

The Hunter es quizá la más claramente H.E.A.T. del álbum, también me recuerda mucho al Total Control de John Norum gracias esa mezcla de Hard AOR bluesero y un registro muy parecido al del genial Goran Edman de aquella época.

Give It All tiene también una influencia muy fuerte de Norum, quizá esta vez más de la época del Face The Truth, en todo caso es un tema típico de “Escandirock” no por ello menos molón.

Nos acercamos al final con el grandilocuente inicio de Don’t Walk Away que desemboca en tema de puro AOR que parece salido del primer disco de mis añorados Bad English (y aquí inicio polémica: que le daban mil vueltas a Journey por todos los lados y cualquier día de la semana!)

Temazo que seguro que a Viri le volverá loquísimo…

Y cerramos este Overdrive con Powergames con un ritmazo a medio tiempo y esos toques progs que me encantan en las bandas melódicas, dejando la bandera muy alta

 

Overdrive es un disco que no revolucionará la escena pero que sitúa a Diamond Dawn como una muy seria apuesta de futuro, una banda con personalidad propia pero que a la vez recoge lo mejor del genero en una mezcla original y una factura técnica espectacular. La nueva generación se consolida cada vez más y nos promete un futuro espectacular.

Nota: 7

Callisto