Resulta sencillo describir las cosas bien hechas. Quizás nos resulte realmente fácil loar todo aquello que es hermoso, sea del ramo musical, pictórico, arquitectónico o paisajístico. Y muy de vez en cuando encuentras cosas que están en un segmento ligeramente superior a la media. Todos queremos conducir un deportivo descapotable con tapicería color burdeos,  a  velocidad ampliamente ilegal y sentir el placer del viento en tu cuidada media melena, cuando te diriges a pegarte una escapada en tu yate de 4 dormitorios.  Debe ser una sensación única y que para que engañarnos, me gustaría sentir lo antes posible.  Y de esas sensaciones son de las que trato trasladar cuando hablamos de música. Y reconozco sin miedo a ruborizarme, que si fuera un músico de élite daría parte de mi colección de aviones de la II guerra mundial por ser el cerebro pensante a la hora de componer y grabar un disco como el que nos ocupa.  Es tan bueno y esta tan bien hecho que es difícil no enamorarse a primera vista de él. Si podéis oírlo con buenos auriculares hacedlo, solo así apreciareis la cantidad de matices y arreglos que de otra forma se escaparían a vuestros sentidos.

Sapphire Eyes representa de manera formidable lo que ya conocemos todos como Puro AOR Escandinavo. Esta gente a la edad escolar seguramente ya estudia Rock Melódico como asignatura de música… en España seguimos con la flauta en los colegios y así nos va…

Se trata de un disco pensado y fabricado por el compositor y teclista del por todos conocido Allyson Avenue llamado Niclas Olsson y el vocalista Thomas Bursell que ya trabajaron juntos en otro proyecto del 2004 llamado Secon Heat. La nomina de colaboradores, amplísima como si una película de Torrente se tratara. Como una ironía del destino están Annette Olzon ex Nightwish, Allyson Avenue y la actual de este último Arabella Vitanc en los coros. Gente como Sven Larsson de Street Talk colabora en un par de temas, además de Michael Erlandsson de Last Autumn´s  Dream que también canta en otros dos.

El álbum se abre con You´re my wings, tema que deja bien a las claras la orientación del resto del disco donde todo suena a la perfección. Introducción de teclas y guitarra por el puro placer de hacerlo bien, dan paso a la poderosa voz de Erlandsson, no sé porque tienen ciertos toques Lionville.  No podrían abrir mejor un disco de este estilo, te deja con ganas de oír la siguiente.

I want to see me nos permite descubrir al autentico vocalista del proyecto y lo cierto es que el resultado no puede ser más satisfactorio. Thomas Bursell se gana pronto nuestro respeto cantando en un tono tan alto que no nos permite competir con él en la ducha. Un proyecto liderado por un teclista de alto nivel debe mostrar su talento cosiendo su sonido a guitarras bajos y vocales de forma que no quede demasiado caramelizado el resultado. Si en la academia de música enseñaran una asignatura así, este tema sería el ejemplo perfecto. Todo suena tan bien y elegante que esta gente en caso de presentar este disco en directo, deberían hacerlo vestidos de Armani. Only feel  love nos termina de confirmar que estamos ante un disco que prescinde de temas de relleno. Todo aquí está colocado a la perfección, una maravilla que demuestra el nivel de conocimientos técnicos en esta rama del Rock. Todos los que disfrutamos como enanos con este tipo de música, realmente es lo que estábamos esperando para gritar a los cuatro vientos, que tenemos un disco que por fin, puede disputar la imaginaria lista de los cinco mejores discos del año 2012. This love this time es un regalo caído del cielo para aquellos que amamos la trayectoria de Nightwish.  Más allá de si resultaba idónea para este grupo, yo reconozco que me encanta oírla. Su dulce timbre de voz es un regalo para los oídos. El tema es de ritmo rápido, cañero, Thomas cantando a un gran nivel, y el regalo de Anette breve, escaso, como esos platos bien decorados de cualquier restaurante con 3 estrellas Michelín en el que no comes nada y después te soplan 200 Euros. Eso sí, que bonito es el plato que te traen. Como si eso nos importara…

Change of heart con la suave textura de la guitarra de Sven Larsson el tema suena tranquilo, bello, pausado, algo así como comerte una Mousse de chocolate con un toque de menta y nata. Disfrutaras de un momento de reposo oyendo cosas tan bien hechas. Can´t find the words nos devuelve la poderosa voz de Erlandsson en un medio tiempo fantástico, acunado por el sonido a las teclas de la mente pensante del grupo, y como no podía ser de otra manera el resultado es escalofriante. Tema de una belleza absolutamente sobrecogedora, tan bien presentado como ese señor que va a una entrevista de trabajo, y se planta ante su mujer para que le termine de colocar el nudo de la corbata, y le quite esas dichosas pelusas que todos tenemos en el hombro sin que nadie sepa porqué. Solo escucharlo es un regalo. When love comes alive sigue la línea brillante del resto del disco hasta ahora, lo que dice mucho del tío que ha compuesto semejante obra. No decae en ningún momento, sigue una línea marcada por cientos de compositores escandinavos que se han hecho los reyes de este sonido. Son los que mandan, como aquellos puñados de italianos que llegaron a América y con el tiempo se ha convertidos en los amos de los bajos fondos. Nadie parece haberse dado cuenta, pero son los que marcan el paso a nivel mundial en este sonido. Tema maravilloso antes que me olvide. A Man The World Can Do Without cambia vocalista por Mike Andersson de Cloudscape, solo en este tema de tono pausado, de puro AOR técnico con unos coros bien pensados, francamente se queda uno sin adjetivos para describir un álbum que destila talento por todos sus poros. Someone Like You parece un tema compuesto para el Changes de Allyson Avenue, un disco que creo que no ha tenido el reconocimiento que merecía. Al menos a mi me lo parece, aún perdura en mi recuerdo la brillante crítica que leí del coleguita Rocky y no podría estar más de acuerdo con él. Lay down in mi arms empieza con esa imaginaria plantilla de sonido que se consigue acariciando la púa de la guitarra como base de todo, aderezado con acordes sin distorsión sonando al fondo del pasillo, junto a un bajo y batería en modo reposo, vocalista ecualizado en modo “nostalgia” y el resultado no puede ser más prometedor. El estribillo, desacertado en su ejecución, no consigue transmitirme nada, cosa que si hace el resto de la canción. Solo este breve desajuste en todo el disco impide que la nota final sea de 10. Disco salido de la nada, que ha conseguido cautivarme, sorprenderme y que le preste la atención que se merece por calidad en todos los conceptos. Por este tipo de discos es por lo que amo el AOR o Melodic Rock, al igual que por gente como Judas Priest, Black Sabbath, Ozzy o Dio amo el Hard Rock.

Ocupará un lugar destacado en mi estantería porque resulta compra segura.

 

Nota:  9.5 

WHIZARD