Etiquetas

, , , ,


Cuando esperas algo y con la seguridad de que va estar a la altura de las expectativas y encima lo mezclas con tus sentimientos no queda otra que rendirse y disfrutar, creer en la música y saber que el AOR no entiende de edades. Así estoy yo ahora mismo envuelto entre nostalgia, sentimiento y mucha pasión.

Jimi Jamison ha vuelto a dar sentido a la palabra Renacimiento, ya en 2008 con su fabuloso “Crossroad moments” que fue lo mejor para un servidor y colaborando junto a Peterik, a partir de ahí sus apariciones en colaboraciones y muchos directos tomaron protagonismo hasta el punto de estar volviendo a vivir su mejor época vocal. Yo mismo viví dos actuaciones inolvidables y que corroboran lo que digo.  Ahora es momento de volver a nacer como un ave fénix y dar todo lo que llevas dentro a los demás.

Noviembre de 2012 saldrá a la venta  y fecha para volver a recordar, porque un genio de moda llamado ERIK MARTENNSON se pone al servicio de Jimi y adapta un disco hecho para él mismo y con las pinceladas necesarias de su propia marca Martennson (guitarra, bajo, teclados, coros, producción, mezclas, composición) y unos músicos como Magnus Ulfstedt (batería) Jonas Öijvall (teclados) Magnus Henriksson (guitarra).

El álbum abre de la mejor forma que lo puede hacer “Everybody´s got a broken heart”, fuerza y melodía nada de esconder las cartas, los riffs suenan enérgicos y Jamison sonando muy reivindicativo, unas teclas de lujo como suelen ser habitual en lo que rodea a Erik y sus trabajos. Todos tenemos un corazón roto pero no podemos abandonar, hay que luchar. Sin descanso seguimos por “The great unknown” voz áspera y rasgada cantando al inicio que desemboca en un estribillo muy pegadizo, aquí las guitarras también tienen algo que decir con esos ritmos contagiosos, aquí caigo rendido a ti aunque parezca “el gran desconocido”.

Cuando oí estos 5 minutos y 8 segundos sabía que por fin encontré un himno. “Never too late” da el título al redondo y a partir de ahora a mi vida, Nunca es demasiado tarde para empezar. Creía que no volvería a encontrar un tema como Didn´t know it was love y aquí está. Lo tiene todo un piano o teclado con feeling, Jamison haciéndome llorar y el tema crescendo. Me hace palpitar, estar vivo y querer amar la vida y la música, tener una razón para luchar y seguir en pie, vamos todos los ingredientes para que sea eso, un HIMNO. Levantaros, alzar vuestras manos y cantar juntos. Final apoteósico en esta canción.

Pasamos de estilo Survivor a “I can´t turn back” y otra de las gemas que encontramos aquí. Sonando actual muy fresca y tremendamente cautivadora, te engancha y no puedes volver atrás, yo no quiero volver atrás. De mis favoritas sin duda. Si te peguntan cómo suena el Aor americano, plántale esto en la cara y luego dile “Límpiate la baba nene” y sin añorar los 80. El final marca Martensson para que nos acordemos que él es el gran artífice de esto. Genio y figura se adapta a cualquier proyecto. Lo tiene todo y la gran virtud de que nada suena igual, Ya sea con W.E.T. Eclipse o aquí mismo. No es Rocky no, es el siglo 21, pero te dan ganas de salir a correr con una sudadera con capucha y manos vendadas y esta canción de fondo, “Street Survivor” lo tiente todo para ser la banda sonora de tú vida. Coros de ensueño, las guitarras de Magnus(si el de Eclipse) sonando con fuerza, chillándote  y la estrella de la peli Jamison cantando desde dentro, los teclados a ratos electrónicos dando un punto más al tema y el final como la carrera que hemos hecho, asfixiante, soltando todo el aire, yeah!!!. Tengo agujetas! Menos mal que llega algo relajado ahora para recobrar el aliento y nunca mejor dicho… “The air I breathe” es la primera lenta que nos ofrecen y que voy os voy a decir yo, que son mi debilidad, soy un auténtico enamorado de las baladas con pasión y amor. La letra ya habla por sí sola. “Eres el aire que respiro… Estoy perdido sin ti y contigo estoy completo”. Poco hay que decir, y si escuchar e imaginar lo que quieras, aquí tú mandas. ¿Estás enamorado?

“Not tonight” se abre paso en forma de medio tiempo inicial con Jamison sonando de ultratumba para dejar oír ese teclado tan marcado a lo largo del disco y subiendo poco a poco y dar paso a unos coros que toman protagonismo a lo largo de toda la pista, a mí  lo que mas me gusta aquí junto con esa onda pasotilla de Jamison cantando, como diciendo aquí estoy yo…porque lo valgo. A partir de aquí el disco cobra  otro derrotero mas plácido y que hay que poner atención en los matices, “Calling the game” es típico del pequeño de Mississippi, creo que en cualquier de sus discos tenemos algún tema de esta factura, estructuras melódicas y bien cantadas sonando todo en su sitio y sin fracturas pero al mismo tiempo tampoco sobresale en nada, correcta.

Ahora viene una de mis favoritas del disco, una Maravilla de tema “Bullet for my gun” Martennson a parte de haberse adaptado a Jamison ha sabido poner su punto de sal hasta parecer que esta canción esta compuesta por Jim Peterik para Pride of Lions porque suena así desde el inicio hasta el final. Las rítmicas junto al piano así lo certifican, Esta canción no me cannnnsa. La siguiente parece que suena un piano de iglesia y de repente el pastor Jimi cantando al cielo, con compasión casi llorando en algunas estrofas un registro vocal extenso “heaven call your name” es la pieza que falta allí arriba, personal y muy sentida. La despedida la pone un inicio a lo Eclipse total guitarrero y sino poneros el primer tema del “bleed and scream”   luego se convierte en la fiesta de final de curso “walk on(wildest dreams)” con alegría se va acabando el disco que mas me ha llegado este año y que mas completo veo.

Por fin un disco que me hace sentir autenticas emociones, diferentes estado de ánimo y muchísima ilusión por la música. A mi has llegado con la ilusión en tus brazos, con la luz en tu mirada que alumbrará mi alma.

Nota: 9´5.